English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

29 de julio de 2010

Bonito nombre cariño.

I
¡No! Otra vez tarde, no tengo remedio, de verdad, nadie puede confiar en mí, son las nueve y tengo el trabajo a las nueve y cuarto. Venga Eva corre, corre con todas tus fuerzas, parece que esta camiseta tiene miles de mangas y el grifo hoy no se abre como lo acostumbrado. ¡Vaya! Eva la gafada.
Vale, esta puerta está recién engrasada, como me conocen. Venga solo son cinco kilómetros y ya estarás triunfal, sudando y casi sin aire delante de la puerta principal. Sí señor, me supero cada día y cada vez más y más. Están todos, alguno que otro ya en sus puestos, yo como de costumbre, la ultima y todavía sin cambiar, nadie nuevo, nadie interesante, interesante claramente solo para mi. Que lento se me hace, cuánto tarda esto en acabar, mi turno es dentro de, pongamos, ¿dos décadas? Pues como sigamos así, voy a empezar a plantearme lo de la jubilación.
¡Por fin! Venga y rápido a mi lugar. ¿Qué se creen que me aburro tanto para estar aquí parada ya… tres cuartos de hora?, ni más ni menos. Y lo que queda...
Hora del descanso, suena repetitivo, pero me aburro, no hay nadie a quien mirar, de quien reírse, que formal es la gente aquí, que tostón. Quiero que sea ya mi turno de tarde, es el primer día y ya estoy total y completamente hinchada, simplemente lo odio. Las dos en punto, ¡adiós! ¿A las seis verdad? Aquí estaré.
Las seis, el calor inunda cada gota de sudor que me cae por la frente, pero yo claramente, tengo que estar aquí parada, pensando en cuando me toca y cuando no me puedo equivocar.
Próximo turno, veo gente nueva, nada con importancia, venga me toca otra vez. Me llego la hora, pero... espera, ¿Por qué me llama tanto la atención? No puedo hacer otra cosa que no sea sonreír y no sé por qué, en poco tiempo creo que me he obsesionado y él se ha dado cuenta, me cambio de sitio a su lugar, vuelvo a dar la vuelta para colocare a su lado y… ¡Que locura! Mírame, pero mírame de una vez, se que algún pestañear me has dedicado, pero si no lo veo no me lo llego a creer. Extraño nombre, el único que me sé y que supongo que me sabré. Vale, no sé explicarme, te veo algo extraño, algo que por ahora me ha cautivado, algo que por ahora no te quita de mi mente, algo que por ahora me hace pensar que no tengo la misma suerte que tú. Estoy deseando de que lo consigas, para mañana verte, verte de nuevo y que te de la misma suerte que ahora. ¿Ya? ¿Ya ha sonado ese amargo pitido? Que inoportuno, justo cuando me estaba divirtiendo de verdad, en el fondo ahora divertir significa obsesionar. Ahora me toca perseguirte, seguirte, esperarte, hacer el tonto y llamar tú atención, para simplemente que tú solo me dirigieras una mirada.
Te vas, no, no quiero, ¿Por qué me haces esperar hasta mañana? Y todo porque soy una lenta, ¡No! Te largas y no hay rastro de ti.

No hay comentarios: