English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

25 de junio de 2011

Y esta en mi monotonía... o como quieras llamarlo.

7:30.
Abro los ojos y lo primero que veo es el ventilador parándose poco a poco delante de mis ojos medio entornados a causa de la luz que entra por esta ventana, he tenido un largo sueño y lo demuestro en mi frente ligeramente humedecida, no puedo hacerlo y me vuelvo a tumbar, inventando cosas que quiero que sucedan, como una niña pequeña que solo quiere ser feliz, salto de la cama como puedo, porque tengo las piernas y los brazos dormidos y mis andares dejan un poco que desear, necesito con urgencia tirarme al suelo fresco y estirarme con fuerza.

8:15.
Salgo por la puerta y lo primero que hago es mirar al cielo, otro bonito día que el cielo me brinda despejado, todavía se puede apreciar algún resquicio de un amanecer igual a tantos, que nunca me levanta con una sonrisa, en definitiva, los amaneceres se parecen a mi, siempre igual, sin cambiar, aun así, no los comparo con los atardeceres, sabes que verás distintas estrellas, siempre con ganas de más, en cambio cuando sale el sol, solo ves nubes, lluvia a veces y un cielo azul que muchas veces me ha atormentado por posarse encima mía y pesarme tanto. Es todo distinto cuando cruzo la esquina, no puedo evitar tener la carne de gallina, porque el aire de esta mañana es más frio a lo acostumbrado, pero me gusta abrazarme.

8:30.
No sé porqué, pero me gusta estar aquí, no puedo evitar sonreír al entrar por la puerta, algunos lo considerarían rutina, yo lo considero una aventura que cada día se me presenta diferente, aunque eso de subir y bajar escaleras no es lo mio, ya no me sirve de nada, ya no me sirve buscarlo porque ya no está en mi "monotonía", dejé hueco para él, y hay veces en las que pienso que obré mal, aunque lo pasado, pasado está, y yo no soy nadie para cambiar esas cosas. Quizá sea todo cierto y odie un poco vivir contigo en esta vida, deseo irme lejos, a otra ciudad, alejada de lo que me recuerda a mi, todo diferente, algo que me haga reír sin complejos.

11:30
Descanso, relax, y eso incluye verlo pasar delante mía, riéndose como siempre, vistiendo de la forma en la que siempre lo hace, bromeando como siempre bromea, y no sé da cuenta, pero me hace echarle de menos, mucho, demasiado, y sé que no se lo merece, y aunque lo sepa muy bien, todo me resbala y sigo mirándole distinto a los demás. Miro el movil y deseo llamarle, deseo hablar con él, me da igual que me tache de pesada, me da igual que acabe callendole mal, (si no le caigo ya mal), me da igual si me cuelga, por favor, un poco de su voz no me matará.

3:00
Ese sonido me taladra la mente, ese pitido infernal que odio con todas mis fuerzas hace acto de presencia, ¿para qué viene? para molestar, y no sabes como lo consigue, lo odio, lo odio con todas las letras en mayuscula, lo ODIO. Salgo al sol, y nada se parece a esta mañana, hace demasiado calor y el resplandor me deslumbra los ojos, no puedo evitar buscarlo y eso crea en mi un estado de adrenalina idéntico a muchos, bajo las escaleras con desdén, porque no quiero irme, quiero quedarme allí, sentada en mi silla, mirando a un tablón lleno de ecuaciones, frases a medio analizar y formulas que no entiende nadie, y hay está, me abraza y no puedo más, siento asco y no sé porqué, ya que hace unos días ese acto estaba entre mi diario escondido, ese gesto que me iluminaba la cara, y ahora me recuerda a él, a ese chico que me abrazó de noche, que me cogió de la mano y no se dio cuenta de que nunca lo podré olvidar... Y sigue tocándome, no puedo aguantar gritar, que se vaya, que me deje en paz, y no puedo evitar querer que se vuelva a acercar de nuevo, quizá le odie un poco menos de quererle.

3:30
Nadie parece darse cuenta, pero la comida se me atraganta y mis ganas de colaborar son nulas, no quiero mirar a la cara a nadie, porque ya no me interesa nada aquí, ya no me importa nada de esa situación.

4:30
Enciendo el ordenador para desear que se conecte, para no hablarle, porque después de esas mentiras, de esas tonterías que yo no inventé, ya nada me cree, ya no confía en mi, y no sabe hasta que punto puedo llorar, me da igual que la gente me abrace, que me digan que es tonto que no merece la pena, que hay muchos peces en el mar, pero yo solo quiero a un pez, a ese pez, y el lo sabe, aunque no se quiera dar cuenta. Mi tarde pasa lenta por su culpa, me crea una seria de problemas que no me resultan fáciles de resolver, que no sé si quiero quererle, pero no puedo, no quiero quitarle de aquí.

6:30
Se me cierran los ojos y mi vista se nubla, no aguanto más y paro de mirar, de sentir, de moverme, cierro los ojos y respiro hondo, no quiero soñar contigo, pero sé perfectamente que si lo hago, será la única oportunidad de tenerte cerca y no ponerme nerviosa, para lo bueno o para lo malo, cerca no implica abrazarte, reírnos a la vez, como amigos como algo más, cerca implica poder tenerte a un metro de mi y estar a gusto, y es que no sé como explicarte que todo lo que escribo va, de algún modo, para ti, que sé que no lees esto nunca, y por eso puedo sincerarme, porque después no tengo que darte explicaciones acerca de sobre quíen escribo, porque tú nunca lo sabrás.

9:30
Llego a la cena sin fuerzas ni para hablar, que ya se acaba el día y no he parado de ver tus fotos en toda la tarde, y sí, así es como llamo yo a mi rutina, con tu nombre, porque no hago otra cosa que no sea estar mal por ti, estar feliz por ti, o quizá querer desaparecer por ti.

12:00
Por la mañana volveré a escribir todo lo que he escrito ahora, porque nada cambia en mi día a día, todo es igual, y aunque me moleste saber que nunca podré tenerte en mi vida, sé que pensar en ti me levanta y me alegra un poco el día.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Rutinas

rutinas volátiles
así son ellas,
como estaciones
de idas y vueltas,
como viajeros en sus dias,
en dias grises,
azules,
o noches negras,
brillantes.

Rutinas,

reflejadas en su diário,
en hojas imperennes,
de tintas rojas,
azules,
verdes,
negras...

diário incomprendido,
de rutinas traspasadas,

¡dime!

¿soy la misma rutina?

tu respuesta eres tu,
lee desde el inicio
¿ves la misma rutina?

no
¿verdad?



P.D. Ha sido un gozo leer ese dia de un diário imaginário o no. Fantastico.

Eva Padilla. dijo...

bueno bueno, muchas gracias de nuevo(:
es real jajaja, pero bueno..(: