English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

22 de septiembre de 2011

Y esta en mi monotonía... o como quieras llamarlo. 2


7:30
Abro los ojos y lo primero que hago es mirar al techo, respirar hondo sonreír y levantarme, esta vez, sí, esta vez si tengo fuerzas suficientes para saltar de la cama, para abrir mis manos y extenderlas. Alzo la mirada y ya noto la luz del sol apuntando a mis mejillas, quizá sea porque quiere iluminar esta gran sonrisa, por una vez en mi vida me desperté sin un segundo intento, sin estrecharme entre las sábanas como una idiota, solo soy la que disfruta despertándose, quizá, un poco antes que el sol, esta vez miro con desafío todo lo que me rodea, soy nueva, soy diferente y eso no lo puedo calmar.

8:15
Abro la puerta y lo primero que noto es que el sol está completamente en la cima, alumbrando todo lo nuevo que hay por ver, alzando mis expectativa sobre este día al máximo y lo hago notar, me paro y entiendo que esto es quizá porque la vida por una vez me sonríe, ahora entiendo a los amaneceres, son preciosos, son tal vez una maravilla, siempre igual, sin cambiar, sigo diciendo que son igual que yo, y ahora sé que eso ya no me importa lo más mínimo, aún así, sigo prefiriendo los atardeceres. Aprieto mis puños y siento ese viento caluroso jugando con algunos mechones de mi pelo, hacen resaltar quizá ese color pelirrojo que tanto odio, y sinceramente, no me importa, sigo caminando, cruzo la esquina y sonrió al ver las nubes delante mía.

8:30
No sé porqué, pero últimamente odio este lugar, tan sobrio, tan gris y pálido, no me demuestra lo que realmente quiero aprender aquí dentro y se me vienen a la cabeza miles de ideas para hacer de hoy un día especial, y empiezo por subir las escaleras rápidamente saludando a gente adormilada que anda como un muerto en vida, a gente que odia este sitio tanto como yo, pero ellos lo demuestran bien, yo lo camuflo, con una sonrisa. No tengo más remedio, tengo que aguantarlo, y no sé porqué, pero desde aquel día siento que él me mira más que antes, pero no sé cómo hacerle comprender que ya no crea en mi más que repugnancia, y sinceramente le entorno los ojos y le sonrío.

11:30
Descanso, relax, sentarme en el suelo apoyada en la pared, hablando de todo y de nada con quien me hace reír, ella, comiéndome un dulce, noto los granos del azúcar y siento el dulzor que penetra en mi garganta, me gusta y robo un poco más, ella me regaña, pero la abrazo y todo sigue igual, la quiero más que a mi vida, y espero que lo sepa. Me levanto y giro la cabeza, ciento ochenta grados, buscando un sostén que me quiera acompañar a pasear, no me gusta andar sola, parezco triste y es lo que menos pretendo parecer en estos momentos.

3:00
Ese sonido, tan repetitivo, me hace reír, me señala la salida, me encanta saber que volveré a mi casa, iré corriendo entre las calles, no saludaré a nadie, iré ocupada en mis cinco minutos en llegar, cuanto antes mejor, cuanto antes coma más tiempo estaré hablando con él. El calor me obliga a quitarme la chaqueta, casi se cae al suelo, pero estoy reservando mis habilidades para otras cosas, no falta anda para tropezarme pero logro hacer no se qué movimiento y cojo carrerilla.

3:30
Nadie parece darse cuenta, pero tengo la mirada fijada en el ordenador, porque espero hablar con él dentro de unos momentos, comer rápido nunca se me ha dado tan bien, sonrío, tal vez unas palabras amables,
- ¿Cómo te ha ido hoy cielo?
+ ¡Bien mamá!

4:30
Enciendo el ordenador y deseo que se conecte, para mandarle una sonrisa, para hablar sobre sus cosas, sobre mis cosas, para que sea tonto conmigo, me enfade, y me pida perdón, para que me quiera a su manera tan especial.

6:30
Se cierran mis ojos y no paro de imaginarme otra vez sentada junto a él, atendiendo cuando me habla, mirándole a los ojos tan fijamente que hasta yo me asusto, acercándome a su cadera cada vez un poquito más, hasta que ¡plof!, abro los ojos y la veo a ella, regañándome, diciéndome que estudie, pero no sé cómo decirle que no puedo, que estoy demasiado ocupada siendo feliz.

9:30
Llego a ala cena, dispuesta a ser sincera, que hoy ha sido un gran día, que ha sido uno de los más felices, y se extrañan porque últimamente no paro de repetir que ha sido el mejor día, no sé si sospechan, pero no necesitan hacerlo, todavía no...

12:00
Por la mañana volveré a escribir todo lo que hice el día anterior, poco a poco relatando parte de mi vida, que es escribirte, escribir para que, sin duda, no lo leas, porque lo sé, y nunca lo harás, pero, no sé, ya no me importa decírtelo en persona, porque ya no soy igual, cambié, para bien, y lo hago notar.

No hay comentarios: