English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

5 de enero de 2012

Del verbo querer.


Cuando somos pequeños nos enseñan los verbos en todas las conjugaciones. En total hay tres, acabados en Ar, acabos en Er y acabados en Ir. Normalmente aprendermos saltar, comer y vivir. Podría contar con los dedos de una mano las personas que utilizan el verbo Querer en todos sus tiempos.
No hablo de la gente que lo aprende parcialmente, con un gran quise debajo del brazo, hablo de las personas que quisieron, quieren, y querrán.
Es bonito sentir mientras el "quiero" perdura, es también precioso decir que "querré". Qué bien queda en una frase la palabra "quise". No nos damos cuenta  y es verdad, utilizamos este verbo muy a la ligera...
No soy una experta, tengo dieciséis años. No sirvo para escribir ni una página sobre este tema. Pero soy capaz de descifrarme. Soy capaz de manejarme para copiar encima de una hoja todos los sentimientos que eso encierra. Al menos esos sentimientos que alguna vez he probado. En realidad es tan fácil creer a una persona con un Te quiero en la boca. Nos cegamos por esas ocho letras. Se nos llenan las manos de cosquillas y la barriga de mariposas. Me he dado cuenta de que nadie quiere porque sí. Que hay que tejerse. Hay que construir un Te quiero. Porque si no, ese verbo está mal conjugado. Todo el mundo demuestra que sabe sobre este verbo hasta que llega la hora de la verdad. Cuantas personas se echan atrás. Da pena. Podrían subir al más alto nivel de los que saben conjugaciones. Pero bajan de la escalera, no les merece la pena seguir mintiendo. ¿Verdad?

No hay comentarios: