English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

29 de octubre de 2012

Bye.


Es verdad. Después de saltar la pequeña valla y bajar la escalera llena de telarañas todo puede cambiar. Las personas se vuelven extrañas, los uniformes cambian y puede aparecer un cuerpo celeste color verde al lado de esta Luna amarillenta a la que estamos acostumbrados.
Por miedo nos callamos y damos por hecho que nada permanece, que todo fluye y que los años pasan tan rápido que da miedo calcular un "para siempre". A mí no me da miedo. Porque sé que no existe, que todo tiene un límite. Entonces me gusta callar, admitir las cosas en silencio. Porque una imagen vale más que mil palabras.
Me refiero a que este final estaba sobre aviso, no ha sido inesperado, por eso no me ha importado saber lo que tengo que olvidar. Pero, ¡Eh! ¿Quién me dice a mí que no vas a volver? ¿Quién te dice a ti entonces que yo quiera volver a escaparme, esconderme o simplemente meterme en problema por ti, otra vez? Yo te prometo que no sabrás más de mí si tú me prometes que no me vas a mirar más. Quizá algún día te acuerdes de lo que hice por ti. O no. No me importa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Uno, cuando lee una despedida así, real o de bella literatura, siente, y la siente como própia, como si tal despedida se refiriese al yo, al yo lector.
Extraordinária.

El adiós.

Ay si fuese el adiós,
el de Universos Infinitos
el de la joven escritura,
de la escritura madurada
el del arcoiris,
ese de ti
de tus lumínicos pensares,
los bellos
los menos bellos...

Si así fuese,
huérfanos
huésfanos de ti
en universo finito navegariamos.

Y es que...
disfrazar quiero,
disfrazar tus adioses
de palabras inmortales,
de palabras volátiles
en tu Universo,
el que algun dia
yo y todos dejaremos...

no importa,
tus palabras escritas,
las insignificantes mías,
tus felices recuerdos...

perduraran allí,
donde sea ese allí.

Y es que el adiós no existe,
hasta otra, ¡¡¡Si existe!!!

De nuevo, felicidades por todo lo que escribes y gracias por seguir ahí Gran Eva... como te llaman por aquí.

Eva Padilla. dijo...

una despedida de mi blog? Aunque quisiera no podría(L) jsjsjsjs muchas gracias