English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

30 de octubre de 2012

¿Para qué tener enemigos teniendo amigos?


Un pequeño chispazo. Sí, ese que notas al acercarte a él o a ella. El que a veces no te deja respirar. El que te mantiene el corazón en un gran nudo doloroso. Puede deberse a varias cosas. Muchas para ser exacta:
Le echas de menos. Necesitas escuchar un gradiente de su voz. Alguna forma que te muestre que tan mal lo está pasando sin ti. O que tan bien.
Te da miedo cruzar aunque sea una pequeña mirada con su color de ojos verdes, marrones, azules, grises... Negros.
Temes el momento en el que tengas que rozarle mínimamente al pasar por tu lado. Cuando instintivamente tus manos se alzan para abrazarle. Cuando por miedo no mueves ni un músculo y prefieres guardar tus abrazos a otros hipócritas como tú. Que comprendes lo verdaderamente ocurrido tan tarde que es imposible. Que prefieres mentirte a ti mismo y decides no darle importancia al echo de que nos necesitamos.
Sí, mutuamente.
Decides irte. Darte por aludido y olvidar todo. ¿Cómo? Enserio, dime. ¿Cómo puedes? Si para mi es imposible. 
Tú eres mi gran chispazo. El que noto al acercarme a ti. El que no me deja respirar. El que me mantiene el corazón en un gran nudo doloroso,
Te echo de menos. Necesito escuchar el gradiente de tu voz o alguna forma que me muestre cómo estás sin mi. Temo el momento de rozarte. Me guardo mil abrazos que son repartidos sobre personas que no se lo merecen como tú. Te lo juro. Nos necesitamos.

4 comentarios:

One last kiss☮ dijo...

No podrias clavarlas mas... Me has dejado sin palabras*

Un beso*

Eva Padilla. dijo...

jajaja gracias por pasarte por mi blog(L)
Un beso!

Anónimo dijo...

Tu eres el libro

En mi libreria,
ni a derecha
ni a izquierda,
en el centro,
centro de mi corazón.

Translucidas sus páginas
de colores sus letras,
fotografias invisibles
en tal libro,
en el otro,
visibles a la luz,
a la luz de tu sencillez.

Libro de juventud,
maduró en tus manos,
su perfume cambió
y su tacto...
¡ay su tacto!
él te prendó.

Tu eres el libro,
mi libro,
el que leo
releo,
al que no puedo oler
el que no tiene tacto...
mi libro,
mi libro secreto,
que me hace feliz,
feliz de saber,
de saber que él lo es.

20 de octubre de 2012

Eva Padilla. dijo...

jaja muchas gracias(L)(L)(L)
así me gusta, decora mi blog, ponle la ginda^^