English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

3 de enero de 2013

El amor no tuvo mucho que hacer, recuerdo bien.


¿No crees que hace un buen día para decir las verdades? Como por ejemplo que el último día del año lo dejé todo por imposible. Que yo no creía en los imposibles pero tú me has hecho descubrir otros horizontes como este. La vida te da muchos palos, y tú me has enseñado a hacerme una cabaña con ellos. Sabía que la vida te daba limones por eso me dijiste que hiciera limonada. Por todo y más, ahora soy igual o peor que tú. No me enorgullezco, pero me has hecho creerme algo superior, lo mismo que te atribuyes. Aunque no sea verdad, te lo crees, y por eso yo ahora me lo creo también. ¿Qué más? ¡Hablando del Rey de Roma! Imagínate que te veo por la calle o algo así, no sé, me estoy planteando pasearme por las aceras con fotos mías por si pasas por mi lado y quieres una, ¿Sabes? o no sé, un autógrafo. Me he dado cuenta de que al segundo de pisar la puerta de mi casa hay un porcentaje muy elevado de encontrarte, debajo de las piedras, yo qué sé, si eres un fantasma que pasea por la ciudad sin rumbo. Estoy paseando, me giro y ahí estás, por sorpresa, una casualidad detrás de otra... Maldita sea.
No termino de cogerle el truco a esto. Me es extraño estar feliz incompleta. No me entiendes, sé que debo explicarme, pero tiene tan poca importancia que lo voy a dejar estar, ya no tiene sentido. Como nada, sinceramente. La vida está para explicar las pocas cosas que nos interesan, hay algunas que están mejor sin interesar a nadie, como esta. Que no nos interesa a ninguno de los dos. En realidad luego están las cosas que son imposibles de definir y por tanto no contienen lógica alguna. Como yo.

1 comentario:

Tamara dijo...

Me encanta éste blog y como escribes. Te sigo desde hace tiempo y en todas tus reflexiones me siento reflejada. Un saludo :)