English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

23 de junio de 2017

BUENAS NOTICIAS.

He creado un blog totalmente diferente a este.

Lecturas Saladas.

Allí haré reseñas de libros que he leido, nuevas publicaciones, Tags y mucho más.

Os invito a visitarlo y espero que lo disfruteis mucho mucho mucho!!!!!


23 de abril de 2017

Agotó las ganas que le quedaban de serlo,
ser una de tantas que dicen hola con la mano
y se da la vuelta esperando que le miren el culo al irse.

Se dio cuenta de que quien la quisiera le miraría a los ojos,
esperando que volviese lo antes posible.
No quiso volverse invisible y se convirtió en heroína de las cosas ordinarias.
No notaba las miradas en su nunca, 
los insultos en su espalda 
y los te quiero entre dientes.

Decidió ser libre y romper las rejas que la separaban de lo mundano.
Le costó tanto ser normal que nadie se lo creía excepto ella.
Para si misma era feliz:
Si quería gritar, gritaba.
Si quería besar, besaba.
Y si no, se sentía libre para decirlo.

Aunque muchos no lo aceptasen, 
ella era una de esas que se quería mucho y bien,
para sus adentros, me refiero.
No buscaba nada en especial,
solo que alguien le mirase los ojos al irse.

Esperando que volviese lo antes posible.

2 de abril de 2017

Ella tiene los ojos grises. 
No son bonitos, 
son de un gris sin betas, sin bordes coloreados.  
Son insípidos.
 En cambio su sonrisa se ilumina cada vez que los entorna.
Tiene los labios rosas
y nunca los pinta por miedo a tapar lo único que tiene color en su vida.

Tiene esos andares de como si no le importase nada. 
Aunque no pare de pensar en ciertas cosas. 
Mueve las manos a compás de sus pasos, 
pisa fuerte y no vacila. 
Aunque en su mente se formen mil acertijos justo antes de posar la suela en la calzada.

Tiene más días vividos de los que lleva viva.

Tendrías que verla bailar.
No es como se mueve,
es como la ves volando de una esquina a otra de la discoteca, 
como flota por encima de los charcos de alcohol 
y se mancha hasta las entrañas. 
Tendrías que verla bailar porque es de las pocas veces que la verás siendo ella misma.


Salta de bar en bar sin importarle robar unas cuantas monedas de su cartera, 
que siempre lleva abierta. 
Hace equilibrismo sobre labios desconocidos 
y nunca se cae porque va con los brazos abiertos. 
Nunca se queda en la misma boca dos noches seguidas 
y eso a la larga le pesa. 
Le pesa tanto que sigue haciéndolo como excusa para no tocar las nubes 
que tanto daño le hicieron aquel día 
cuando decidió saltar al vacío desde las manos de un buen conocido.






10 de febrero de 2017

¿Por qué tendría que dejarlo? 
No eres la adicción a fumar. 
No eres la borrachera del viernes. 
Si no eres nada malo, ¿por qué tendría que hacerlo? 
Eres lo bueno en la vida. 
Eres la tilde de una palabra, la canción que suena y te pones a saltar. 
¿Por qué me dices que lo deje? 
Si no eres cocaína... 
Eres droga, si. 
Pero de las buenas. 
De las que no matan.


Haces bailar cada vez que sonríes. 
No intento ser romántica pero… 
Dime que te voy a ver la próxima vez que me de la vuelta debajo de todas esas luces. 
Que si te doy la mano me la vas a agarrar muy fuerte,
para que no la suelte. 
Dime que si me caigo,
vas a caer conmigo y reírte de la vida desde lo mas hondo del mundo. 
Porque aunque me cueste sé que si te vas voy a poder ir detrás tuya.


Ya te lo he dicho, eres droga. 
Creas adicción de la buena. 
De la sana. De la irracional pero a la vez lógica. 
Que si te suelto una metáfora sé que no voy a parar de compararte con los atardeceres 
y con las fotos bonitas. 
Compararte con las cosas que son preciosas,
siempre están ahí 
y no siempre te pertenecen.

27 de diciembre de 2016

Y es que si hubiéramos sabido que al final de la historia todo se acaba
nos hubiésemos puesto las pilas.
Aunque solo fuese para los últimos días.
Al menos para darnos cuenta de lo que perdimos hace tanto tiempo.
¿Quién no sabría que el punto y final representa tanto?

Vivimos tan rápido en aquel entonces 
que me resulta muy duro poner las cartas sobre la mesa.
Fuimos tan desalmados hace unos años 
que me cuesta creer esta dificultad para saltar al vacío.

Ahora es cuando me doy cuenta de que las decisiones,
y me refiero a las importantes,
hay que tomarlas con un solo segundo de tiempo.
Tiempo para pensar o simplemente para barajar las posibilidades existentes.
No intento dar lecciones de vida,
nunca lo he intentado.
Pero que bonito sería que te sintieses identificado con lo que te voy a decir.

Es cosa de lógica, 
siempre se deja lo mejor para el final. 
¿Qué pasa cuando es al revés?
No me malinterpretes,
hablo de la vida.

¿Qué pasa si en el último mes no pasa nada bonito o interesante?

Para un mes que queda,
que pare aquí.

¿Qué pasa si en el último mes tenemos que tomar una dura decisión?

Para un mes que queda, 
que pare aquí.

¿Por qué no dejamos lo mejor para el final como siempre?
Para quedarnos sin saliva, 
para sudar por todos los poros.
Para caer redondos en la cama y cerrar los ojos.

Porque así es como se debería de frenar.
Después de saltar los baches y subir las cuestas.
Para morir satisfechos.